quarta-feira, 23 de março de 2011

LAS HORAS


Ese constante fluir de horas vacías
produce un cansancio pesado como el hierro.

Extenuada por la monotonía abro la ventana
para mirar la calle - me invade el viento.
Un aroma de retamas avanza sobre los viejos muebles
y hostiga los rincones de mi mente.

Engarzada en la moldura de una copia de Dalí
una telaraña improvisa coreografías,
hasta que el viento la fracciona y cae…

Nuevamente miro por la ventana.
En un frágil juego de espejos arquetípicos,
el cielo nublado, como un halcón peregrino
de alas gigantescas, refleja
ese constante fluir de horas desiertas.

Siento sabor de lejanía
en las papilas gustativas
y en los labios.


Poema de Isabel Furini - faz parte de livro inédito.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...